Cómo organizar una sesión de fotos

Fotografía de la sesión de Aris Dark para el primer número de La Encuadre (principalmente todo en exterior, esta fue de las pocas de interior).

Fotografía de la sesión de Aris Dark para el primer número de La Encuadre (principalmente todo en exterior, esta fue de las pocas de interior).

Lo prometido es deuda, así que tras un parón para dar comienzo a la sección de #DocGirls, toca comentar el cómo se organiza una sesión de fotos (aunque realmente esto es un previo, la idea es en el futuro hacer algo bastante más extenso).

Al igual que siempre lo que se cuenta aquí es basado en mi propia experiencia, trabajos y encargos, lecturas y reflexiones. Con esto quiero decir que os puede servir o no, y que muy posiblemente otras personas tengan una forma muy distinta de hacerlo, pero os cuento y ya juzgaréis vosotros si os sirve o no (que espero que sí).

Lo primero es tener claro qué quieres. Parece algo tonto, pero si no sabes qué tipo de imágenes quieres, qué vas a contar y cómo, muy difícilmente vas a poder pensar todo lo demás. Párate un momento y reflexiona, piensa en cómo serán las fotos cuando ya las hayas hecho y editado, entonces haz el proceso inverso para llegar hasta el momento inicial (parece complicado, pero es más sencillo hacerlo que contarlo).

Teniendo ya claras en nuestra cabeza las tomas, aunque luego siempre se improvisa y se crea la magia en el proceso, toca elegir a las personas, a las modelos (o los modelos) que van a salir en las mismas. No siempre podremos tener a la ficción ideal que nos hemos planteado, pero sí a una persona cercana a lo que queremos. También hay que tener en cuenta que esta puede ser profesional o no, amiga o no, o directamente concretado a través de las redes. Pero siempre que se ajuste a lo que buscas, ya que así podrás crear lo que quieres.

Juanjo Puigcorbé posó para mí como parte de una entrevista para La Encuadre, de la que además fue portada esta imagen. Todo en exteriores y muy desenfadado.

Juanjo Puigcorbé posó para mí como parte de una entrevista para La Encuadre, de la que además fue portada esta imagen. Todo en exteriores y muy desenfadado.

La ubicación. Lanzarse a lo loco en busca de una localización es siempre una muy mala idea. Sí, claro, a veces sale bien y tienes la mejor sesión del mundo. Pero no suele ser así. Intenta tener ya pensado un sitio para tus tomas, y por si acaso otros dos o tres por si el primero falla. Ten en cuenta además que un exterior es totalmente distinto de un interior, lo que logras en uno no lo tienes en otro y viceversa. Si son fotografías de moda cuida mucho la ambientación (si es lo que buscas), por contra si por ejemplo es un tema con desnudos lo primero para ti debe ser la privacidad de las personas que posan y su comodidad total en todo momento (si todos estáis más relajados, mejor saldrá todo).

Aquí además tienes que explicar bien qué vas a hacer a las personas que pretendes fotografiar. Tú estarás trabajando en la sesión, y ellos también, con el añadido de que prestan su rostro y su cuerpo mientras tú estás oculto tras un bulto negro. Como recomendación personal, más si es alguien que no conoces o que nunca ha posado para ti, queda previamente a tomar un café y charlad tranquilamente, te llevas la tablet con trabajos anteriores y que te pregunte todo lo que quiera. Luego irá todo mucho mejor y será más relajado.

No hagas el loco y te lleves todo el equipo. Ir cargado con dos focos, un tercero más pequeño, un trípode, dos cámaras, otros tantos objetivos, filtros y un par de flashes puede ser muy bonito en la cabeza, cuando te toca llevarlo todo para nada… Bien, ya que has pensado qué quieres y cómo lo quieres, siéntate y reflexiona sobre qué material puedes necesitar. Siempre es recomendable llevarte los “por si acaso” (el trípode, nunca hace falta, hasta que te lo dejas en casa), pero ten en cuenta que llevar más de lo necesario es normalmente igual de malo (o más) que llevar menos. Ten cabeza, piensa qué te hace falta de todo lo que tienes (nunca es todo lo que tienes) y prepara tu bolsa.

Álex O'Dogherty es un gran actor, y muy buen tío. Poso para mí para un pasado calendario de Ruta 42. Aposté más por su vertiente musical, que es me parecía más interesante.

Álex O’Dogherty es un gran actor, y muy buen tío. Poso para mí para un pasado calendario de Ruta 42. Aposté más por su vertiente musical, que es me parecía más interesante.

Por último, aunque esto realmente sería más para la propia sesión, no te cierres y no te obceques. Si algo no sale, se creativo. Escucha a la gente que está posando y al equipo. Varias cabezas piensan, siempre, mejor que una sola.

Haz clic, y disfruta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: